Curiosity encuentra agua y compuestos orgánicos en Marte


Fonte: Informador

El robot Curiosity encuentra que el polvo de la superficie de Marte contiene agua y materiales orgánicos

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (28/SEP/2013).- En poco más de un año de andanzas por el cráter Gale, el robot Curiosity ha encontrado que el polvo de la superficie de Marte contiene un dos por ciento de agua y materiales orgánicos cuyo origen no se ha determinado.La revista Science dedicó esta semana cinco artículos a los hallazgos del vehículo explorador, repleto de cámaras e instrumentos científicos, y la revista Journal of Geophysical Research: Planets publicó otro estudio relacionado.

“Todo lo que conocemos hasta ahora de Marte apunta a que puede haber habido vida allí”, dijo Daniel Glavin, de la División de Exploración espacial en el Centro Goddard de la NASA en Maryland,.

Por su parte, Laurie Leshin, decana de Ciencia en el Instituto Politécnico Rensselaer, indicó que “uno de los resultados más excitantes de la primera muestra sólida ‘digerida’ por Curiosity es el alto porcentaje de agua en el suelo”.

Curiosity, un vehículo con seis ruedas, tiene un brazo robótico y una pequeña pala con la cual ha tomado muestras del polvo que cubre la superficie marciana. Las muestras han sido sometidas a diferentes tipos de análisis con otros instrumentos.

“Aproximadamente el dos por ciento de la superficie de Marte está compuesto por agua, lo cual es un gran recurso y muy interesante desde el punto de vista científico”, añadió Leshin.

La muestra, sometida a altas temperaturas, también liberó volúmenes significativos de dióxido de carbono, oxígeno y compuestos de azufre.

Glavin recordó que Curiosity, que descendió en la superficie marciana el 6 de agosto de 2012, tiene una misión principal: determinar si en el planeta rojo hubo condiciones que permitieran la vida.

Uno de sus instrumentos, llamado Análisis de Muestra en Marte (SAM), incluye un cromatógrafo de gases, un espectrómetro de masa y un espectrómetro sintonizable de láser que permiten identificar una amplia gama de compuestos determinando, además, las proporciones de los diferentes isótopos de elementos clave.

“Los trabajos hasta ahora no solo demuestran que SAM trabaja muy bien en Marte, sino también que SAM es muy adecuado al conjunto poderoso e integrado de instrumentos científicos de Curiosity”, comentó Paul Mahaffy, investigador de SAM en Goddard.

“Con la combinación de análisis de agua y otros volátiles de SAM y los datos mineralógicos, químicos y geológicos obtenidos por los otros instrumentos de Curiosity tenemos la información más completa obtenida hasta ahora del polvo superficial marciano”, añadió.

Los científicos usaron la pala del robot para recoger polvo y suelo de grano fino de un sitio arenoso conocido como Rocknest y, entre otros experimentos, distribuyeron el material en copas y lo calentaron.

Glavin, quien encabezó el equipo científico que analizó los resultados de esas pruebas y que incluyó a Rafael Navarro González, del Instituto de Ciencias Nucleares en la Universidad Autónoma de México, explicó que después de pasar la muestra por un colador el material se dividió en cuatro porciones cada una con una masa de 50 miligramos.

Para el análisis, Curiosity sometió las muestras a la cromografía de gas, que consiste en someter el material a altas temperaturas de hasta mil grados Celsius.

“A esas temperaturas el mineral empieza a descomponerse y se convierte en gases” y “el análisis de los gases sirve para determinar los componentes individuales por su masa”, indicó.

“A los 200 ó 300 grados Celsius vimos que aparecía mucho oxígeno, e identificamos moléculas orgánicas, clorometano”, agregó.

La detección de estos clorohidrocarbonos por encima del nivel de 0.0001 nmol (un nmol es la mil millonésima parte de un mol) demuestra que el instrumento SAM opera con la precisión diseñada, indicó el artículo.

El estudio menciona también la identificación de diclorometano, triclorotmetano, un clorometilopropeno y clorobenceno en niveles con abundancia de 0.01 a 2.3 nmoles.

El análisis mostró la presencia de perclorato, una sal que “es muy benigna y no reacciona a bajas temperaturas pero a temperaturas muy altas se torna muy explosiva y libera oxígeno y cloro”, dijo Glavin.

El problema con la presencia de compuestos orgánicos detectada es que los científicos no saben, todavía, si son de origen marciano o son trazas de compuestos que viajaron en el Curiosity desde la Tierra.

Además de determinar los volúmenes de gases principales liberados, SAM analizó la proporción de isótopos de hidrógeno y carbono en el agua y el dióxido de carbono liberados.

“Marte tiene una especie de capa global, una capa de superficie en el suelo que se ha mezclado y distribuido por las tormentas de polvo frecuentes”, señaló Leshin.

“(El contenido de) Una palada de este material es, básicamente, una colección microscópica de roca marciana” y “si uno mezcla muchos granos probablemente obtiene una imagen típica de la corteza marciana”, indicó.

“Lo que se aprende sobre esa cubierta en un sitio, probablemente está presente en todo el planeta”, concluyó Leshin.

Las mejores fotografías de astronomía de 2013


Sítio latercera.com

Tal como todos los años, el Real Observatorio de Greenwich anunció el listado con los ganadores del concurso “Fotógrafo de Astronomía 2013”, imágenes que detallamos a continuación.

1. La Tierra y el Espacio

La imagen ganadora. Su nombre es “La luz que guía a las estrellas” (Guiding Light to the Stars) del australiano Mark Gee.

2. La Tierra y el Espacio

Finalista. “Energía Verde” (Green Energy) del noruego Gredrik Broms.

3. La Tierra y el Espacio

Finalista. “Cuádruple halo lunar” (A quadruple lunar halo) del español Dani Caxete.

4. El espacio exterior

La imagen ganadora de la categoría. Su nombre es “Impasto celestial: Sh2-239” (Celestial impasto: Sh2-239) del estadounidense Adam Block.

5. El espacio exterior

Finalista. “Nebulosas de Rho Ophiuchi y Antares” (Rho Ophiuchi and Antares Nebulae), del irlandés Tom O’Donoghue.

6. El espacio exterior

Finalista. “Omega Centauri”, del argentino Ignacio Díaz Bobillo.

7. Nuestro Sistema Solar

La imagen ganadora de la categoría. “Composición de corona de 2012” (Corona compositte of 2012), del chino Man-To Hui.

8. Nuestro Sistema Solar

Finalista. “Maelstrom magnético” (Magnetic Malestrom) del estadounidense Alan Friedman.

9. Nuestro Sistema Solar

Finalista. “Alineación cósmica: Cometa Lemmon, GC 47 Tucanae y SMC” (Cosmic Alignment: Comet Lemmon, GC 47 Tucanae and the SMC) del argentino Ignacio Díaz Bobillo.

10. Jóvenes fotógrafos

La imagen ganadora de la categoría. “La Galaxia Vía Láctea” (The Milky Way Galaxy ) del estadounidense de 14 años, Jacob Marchio.

11. Jóvenes fotógrafos

Finalista. “Adiós Sol, hola Luna” (Goodbye Sun, Hello Moon), de la estadounidense de 10 años, Ariana Bernal.

12. Jóvenes fotógrafos

Finalista. “La gran nebulosa” (The Great Nebula), del británico de 15 años, Samuel Copley.

13. Gente y espacio

La imagen ganadora de la categoría. “Siluetas contra la luna” (Moon Silhouettes) del australiano Mark Gee.

14. Gente y espacio

Finalista. “Hola, Hola” (Hi, Hello) del estadounidense Ben Canales.

15. El mejor principiante

La imagen ganadora de la categoría. “Tránsito de Venus” (Venus transit, Foxhunters grave, Welsh Highlands) del británico Sam Cornwell.

16. Imagen robótica de 2013

La imagen ganadora de la categoría. “Cúmulo de Trapecio y la nebulosa circundante” (The Trapezium Cluster and Surrounding Nebula) del húngaro Lásló Francsics.

Viaje a las montañas de Marte


Extraída sitio de noticias El País

El astromóvil Curiosity tiene un hermano mayor en Marte: el rover Opportunity ha celebrado el décimo aniversario de su lanzamiento con destino al planeta rojo. Actualmente se encuentra en pleno viaje hacia las montañas de Marte, donde tendrá que recoger los depósitos geológicos más antiguos explorados en el planeta. La NASA ha destacado que este vehículo ha superado “ampliamente las expectativas”, ya que viajó a Marte para una misión de tres meses y ya son 3.360 días marcianos los que lleva trabajando.

El lanzamiento de Opportunity se produjo el 7 de julio de 2003 a bordo de un cohete Delta II en la estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral (Florida), después de que su gemelo Spirit había aterrizado tres semanas antes, en el marco del programa de exploración de Marte de la NASA. La llegada del vehículo al planeta rojo fue algo accidentada, ya que se produjo a 24 kilómetros al este de su blanco inicial. El rover, tras rebotar 26 veces contra la superficie del suelo marciano, rodó hasta caer en un pequeño cráter de aproximadamente 20 metros de diámetro

“Nunca pensé que podríamos lograr estar en Marte más de nueve meses”, ha señalado uno de los investigadores principales de la misión, Steve Squyres. Sin embargo, Opportunity ha llegado hasta los 10 años de trabajo y actualmente se encuentra viajando hacia Solander Point, una cresta levantada en el borde erosionado del cráter Endeavour.

“Estamos haciendo grandes progresos”, ha indicado otro de los miembros de este proyecto, John Callas, que ha explicado que el terreno por el que se está desplazando el vehículo ha sido elegido porque posee una cubierta delgada de tierra que no se ondula con el viento, por lo que es una zona fácilmente transitable para Opportunity.

La llegada al punto final de su destino se espera para “algún momento del mes de agosto – antes del inicio del próximo invierno del hemisferio sur de Marte -, ha explicado la NASA. En total, el vehículo recorrerá unos 37 kilómetros.

En el lado opuesto de Marte, en el cráter Gale, Curiosity también sigue con su trabajo tras descubrir un entorno habitable procedente de una época en que el planeta rojo fue mucho más cálido y húmedo. Al igual que Opportunity, Curiosity también se encuentra en camino hacia las montañas, en su caso a una colina rica en capas sedimentarias, con la esperanza de desvelar los misterios del pasado de Marte.

Proponen nueva misión para explorar Marte


Extraído del sitio de noticias Informador

El próximo vehículo marciano de la NASA buscará señales de vida pasada en ese planeta

LOS ÁNGELES, ESTADOS UNIDOS (09/JUL/2013).- El próximo vehículo que será enviado a explorar la superficie de Marte deberá recabar tierra y rocas y profundizar en experimentos para determinar si hubo vida microbiana en el planeta rojo, aseguraron expertos el martes.Un panel de la NASA divulgó sus ambiciosos objetivos, reflejando el antiguo anhelo de la comunidad científica de examinar el terreno del vecino planeta bajo un microscopio.

Tal examen ha sido imposible hasta ahora porque las naves enviadas a Marte no han tenido la capacidad de almacenar material.

Aunque la sonda que será enviada en el 2020 tendrá la capacidad de recabar muestras del planeta, la NASA no está obligada a traerlas a Tierra, enfatizó el panel.

La NASA es quien tiene la última palabra sobre los objetivos que tendrán las futuras misiones a Marte.

La agencia espacial dijo el año pasado que enviará otra nave al planeta rojo en el 2020 tras el éxito de la sonda Curiosity, que aterrizó en el cráter de Gale, atrayendo la atención mundial.

Para ahorrar dinero, los repuestos serán reciclados cuando sea posible y usarán la misma tecnología de aterrizaje que permitió a Curiosity posarse sobre la superficie.

Curiosity recientemente se trasladó para ir a examinar un montículo que se eleva en el medio del cráter, una tarea que le tomará varios meses.

La red GLORIA de Telescopios Robóticos se ha abierto al público este año 2013


Noticia extraída de sitio Seti.Cl

Uno de los observatorios de la red GLORIA.

Uno de los observatorios de la red GLORIA.

El pasado 25 de Marzo de 2013 a las 17.00 UTC, se abrió al público el acceso libre y gratuito del primero de los 17 telescopios que la red GLORIA (GLObal Robotic telescope Intelligent Array for e-sience). El primer telescopio en cuestión es el TADs (Telescopio Abierto Divulgación solar, http://www.ot-tad.com) situado en el Observatorio del Teide (Instituto de Astrofísica de Canarias, Tenerife).

Los usuarios pueden crearse una cuenta en la red GLORIA en el sitio http://users.gloria-project.eu y hacer una reserva para teleoperar el telescopio robotico TADs. Se ha preparado un manual en línea disponible en http://goo.gl/d7Ahx.

GLORIA es un proyecto a tres años, financiado por el séptimo programa marco de la Unión Europea, (FP7/2007-2012) bajo el acuerdo número 283783, con un presupuesto total de 2,5 millones de euros. El proyecto comenzó en Octubre de 2011 y estaba prevista la apertura de la red al público en la mitad de su vida. GLORIA está compuesto por 13 socios de 8 países que cuentan con un total de 17 telescopios robóticos en cuatro continentes, África, Asia, Europa y América del sur. Estos serán puestos a disposición de cualquier internauta para su teleoperación y la adquisición de imágenes.

Uno de los objetivos de GLORIA es la incorporación de otros telescopios robóticos pertenecientes a particulares o a entidades, públicas o privadas.  Estos telescopios podrán ser intercambiados con el resto de telescopios de la red, y así los escolares podrán realizar observaciones en horas lectivas.

En este sentido, cabe destacar la colaboración entre GLORIA y el proyecto CESAR (http://bit.ly/14oc6GN), colaboración que tiene como objetivo integrar en la red GLORIA cuatro telescopios con fines docentes que la Agencia Espacial Europea (ESA) está instalando actualmente en España, a través de su Centro de Astronomía Espacial Europeo, ESAC.

GLORIA es un proyecto de Ciencia Ciudadana con el que se pretende investigar astronomía aprovechando la Inteligencia Colectiva de la comunidad. Para ello se le dará oportunidad a todos los internautas de colaborar. Ahora mismo los usuarios pueden contribuir en el cálculo de la actividad solar mediante imágenes de la superficie solar (fotosfera) obtenidas con el telescopio TADs, y su posterior análisis.

En un futuro inmediato se incorporarán más experimentos de carácter astronómico y dentro de temas de actualidad, como la detección y/o caracterización de exoplanetas, asteroides, o NEOS. Pero los usuarios podrán colaborar de otras muchas formas como:

1.-Conectando nuevos telescopios a la red. Se pretende crear una red de compartición de telescopios robóticos para que los propietarios puedan intercambiar tiempo de observación desde sus diferentes emplazamientos.

2.-Creando nuevos experimentos. Se ha creado una herramienta web que permite a cualquier usuario crear sus propios experimentos usando la red de telescopios de GLORIA y la instrumentación asociada.

3.-Divulgando astronomía. Desde GLORIA organizamos actividades para despertar el  interés por la Astronomía en la comunidad, especialmente en los más pequeños. Periódicamente nos desplazamos a aquellos lugares del mundo donde se producen grandes eventos astronómicos (como eclipses totales de Sol o Luna) y realizamos una retransmisión en directo a través de Internet (http://live.gloria-project.eu). Alrededor de la retransmisión de los eventos organizamos actividades educativas dirigidas, principalmente, a centros educativos. Todo el contenido tiene licencias copyleft.

Telescopio del DAS en Tololo, Chile.

Telescopio del DAS en Tololo, Chile.

El DAS de la Universidad de Chile también forma parte de la red GLORIA, con un telescopio ubicado en Tololo.

Fuente: gloria-project.eu

El espectro electromagnético – NASA


Sitio web de videos extraídos de youtube

Las primeras transmisiones de radio de Marconi en 1894
se han extendido en el espacio durante más de 100 años
a la velocidad de la luz. Pasaron por la estrella Sirio en 1903,
por Vega en 1919, y por
Regulus en 1971. Esa señal ya ha
pasado más de 1.000 estrellas.

Cualquiera que orbite una de
esas estrellas, con buen receptor, podría detectar la señal de Marconi
y saber que estamos aquí.

Las ondas de radio
son más largas, y contienen menos cantidad de energía, que cualquier onda electromagnética.

Mientras que la luz visible se mide en fracciones
de una pulgada, las ondas de radio varían entre unos 19 centímetros,
más o menos la longitud de una botella de agua, pasando por la longitud de un coche,
barcos, montañas, hasta ondas monstruosas de más tamaño que
el diámetro de nuestro planeta.

Heinrich Hertz descubrió las ondas de radio
en el año 1888. La primera emisora de radio comercial
salió al aire en Pittsburgh, Pennsylvania, el 2 de noviembre de 1920.

Luego, en 1932, un gran descubrimiento de
Karl Jansky en los laboratorios Bell reveló que las estrellas y otros objetos
del espacio irradian ondas de radio. A partir de ahí nació la radioastronomía.

Sin embargo, los científicos necesitan antenas gigantes para detectar
las débiles ondas de radio de larga longitud de onda que provienen del espacio.

Las medidas de la enorme antena de radio de Arecibo
son 305 metros de diámetro, más de tres campos de fútbol.

Los científicos pueden unir las señales de una serie de antenas de radio independientes para
enfocar pequeñas zonas alejadas en el espacio. Tales matrices actúan como
un inmenso receptor.

Este gigantesco array en Nuevo Mexico
une 27 antenas parabólicas en una gigante con forma de “Y”
y cada brazo es capaz de estirarse hasta 13 millas!

Los científicos incluso han extendido estas antenas conectadas por todo el mundo.

Una de las más grandes va de Hawaii a las Islas Vírgenes
y actúa como la lente de un teleobjetivo de tan gran alcance que un partido de béisbol
en la luna podría llenar la totalidad de su campo de visión.

Muchos de los grandes descubrimientos astronómicos se han hecho mediante ondas de radio.

Los púlsares, la existencia de nubes gigantes de plasma sobrecalentado,
que se encuentran entre los objetos más grandes del Universo,
e incluso los cuásares, como éste a más de 10 millones de años luz de distancia,
fueron descubiertos mediante ondas de radio.

Las ondas de radio también proporcionan información más local.

Los objetos astronómicos
generalmente tienen un campo magnético y producen ondas de radio,
como nuestro sol.

Por lo tanto, los satélites STEREO de la NASA son capaces de
seguir ráfagas de ondas de radio de la corona solar.

Los Sensores de la nave espacial WIND registran las ondas de radio
emitidas por la ionosfera del planeta, así como las ráfagas emitidas por Júpiter cuya
longitud de onda mide en unos quince metros.

Las ondas de radio
llenan el espacio que nos rodea para llevar entretenimiento, comunicaciones,
e información científica clave. No podemos escuchar estas ondas de radio.

Al sintonizar la radio en su emisora favorita,
la radio recibe estas ondas electromagnéticas y hace vibrar un altavoz
para crear las ondas de sonido que oímos.

Puede que no seamos capaces de bailar con las transmisiones de radio cósmicas,
pero ciertamente hemos descubierto
la gran danza cósmica de nuestro Universo,
escuchándolas mediante
nuestros satélites y otros aparatos electrónicos en la Tierra.

Ecuación de Drake sigue siendo válida.


extraído del sitio de noticias set.cl

El Dr. Melnick respondió consultas del público.

El Dr. Melnick respondió consultas del público.

El jueves 6 de junio en el salón Gorbea de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile se llevó a cabo la charla “¿Estamos solos en el universo?”, la cual fue expuesta por el Dr. Jorge Melnick (ESO) ante una audiencia cercana a las 200 personas, la mayoría estudiantes universitarios. Como presentador participó nuestro amigo el astrónomo Dr. Mario Hamuy y entre el público se encontraba también el Director del Departamento de Astronomía de la U de Chile, el Dr. René Méndez.

Parte del desarrollo de la ecuación de Drake.

Parte del desarrollo de la ecuación de Drake.

El Dr. Melnick hizo una introducción sobre el astrofísico Frank Drake y el proyecto SETI, para luego analizar paso a paso la famosa ecuación de Drake. Durante una hora, Melnick desarrolló la tan conocida fórmula que daría como resultado el posible número de civilizaciones detectables en nuestra galaxia (N) usando para ello datos actualizados, los que fue reemplazando en cada uno de los factores de esta fórmula: N=R x fp  x ne  x fv  x fi  x fc  x L

Posteriormente se obtuvo lo siguiente: N = 0,001 x L, es decir N<L/1000

Por lo tanto, la ecuación queda (tal como concluyó también Frank Drake en su momento) dependiendo predominantemente del valor de L, es decir de la longevidad de una civilización tecnológica que pueda permanecer detectable. Entonces el expositor resaltó que un factor determinante en la extensión de tiempo (L) de una civilización es el de los cambios climáticos y dio a conocer modernos estudios de estos cambios por medio de proyectos en el Ártico y en la Antártida.

Como epílogo, Melnick señaló: “Si la humanidad logra resolver los grandes desafíos del siglo XXI entonces logrará sobrevivir y eventualmente reproducirse en otros planetas cuando la Tierra se agote. Si no logramos resolver estos desafíos, no sobreviviremos y es posible que la Tierra se convierta en un lugar estéril, sin vida.”

Finalmente, se dio la oportunidad de que el entusiasta público realizara algunas consultas. Por su parte, Jorge Melnick me señaló conocer nuestro sitio seti.cl al momento de fotografiarlo junto a Mario Hamuy.