El espectro electromagnético – NASA


Sitio web de videos extraídos de youtube

Las primeras transmisiones de radio de Marconi en 1894
se han extendido en el espacio durante más de 100 años
a la velocidad de la luz. Pasaron por la estrella Sirio en 1903,
por Vega en 1919, y por
Regulus en 1971. Esa señal ya ha
pasado más de 1.000 estrellas.

Cualquiera que orbite una de
esas estrellas, con buen receptor, podría detectar la señal de Marconi
y saber que estamos aquí.

Las ondas de radio
son más largas, y contienen menos cantidad de energía, que cualquier onda electromagnética.

Mientras que la luz visible se mide en fracciones
de una pulgada, las ondas de radio varían entre unos 19 centímetros,
más o menos la longitud de una botella de agua, pasando por la longitud de un coche,
barcos, montañas, hasta ondas monstruosas de más tamaño que
el diámetro de nuestro planeta.

Heinrich Hertz descubrió las ondas de radio
en el año 1888. La primera emisora de radio comercial
salió al aire en Pittsburgh, Pennsylvania, el 2 de noviembre de 1920.

Luego, en 1932, un gran descubrimiento de
Karl Jansky en los laboratorios Bell reveló que las estrellas y otros objetos
del espacio irradian ondas de radio. A partir de ahí nació la radioastronomía.

Sin embargo, los científicos necesitan antenas gigantes para detectar
las débiles ondas de radio de larga longitud de onda que provienen del espacio.

Las medidas de la enorme antena de radio de Arecibo
son 305 metros de diámetro, más de tres campos de fútbol.

Los científicos pueden unir las señales de una serie de antenas de radio independientes para
enfocar pequeñas zonas alejadas en el espacio. Tales matrices actúan como
un inmenso receptor.

Este gigantesco array en Nuevo Mexico
une 27 antenas parabólicas en una gigante con forma de “Y”
y cada brazo es capaz de estirarse hasta 13 millas!

Los científicos incluso han extendido estas antenas conectadas por todo el mundo.

Una de las más grandes va de Hawaii a las Islas Vírgenes
y actúa como la lente de un teleobjetivo de tan gran alcance que un partido de béisbol
en la luna podría llenar la totalidad de su campo de visión.

Muchos de los grandes descubrimientos astronómicos se han hecho mediante ondas de radio.

Los púlsares, la existencia de nubes gigantes de plasma sobrecalentado,
que se encuentran entre los objetos más grandes del Universo,
e incluso los cuásares, como éste a más de 10 millones de años luz de distancia,
fueron descubiertos mediante ondas de radio.

Las ondas de radio también proporcionan información más local.

Los objetos astronómicos
generalmente tienen un campo magnético y producen ondas de radio,
como nuestro sol.

Por lo tanto, los satélites STEREO de la NASA son capaces de
seguir ráfagas de ondas de radio de la corona solar.

Los Sensores de la nave espacial WIND registran las ondas de radio
emitidas por la ionosfera del planeta, así como las ráfagas emitidas por Júpiter cuya
longitud de onda mide en unos quince metros.

Las ondas de radio
llenan el espacio que nos rodea para llevar entretenimiento, comunicaciones,
e información científica clave. No podemos escuchar estas ondas de radio.

Al sintonizar la radio en su emisora favorita,
la radio recibe estas ondas electromagnéticas y hace vibrar un altavoz
para crear las ondas de sonido que oímos.

Puede que no seamos capaces de bailar con las transmisiones de radio cósmicas,
pero ciertamente hemos descubierto
la gran danza cósmica de nuestro Universo,
escuchándolas mediante
nuestros satélites y otros aparatos electrónicos en la Tierra.

Sobre marcelobarao
Grandes Paixões: Família Física Rock Corinthians

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: